Mercurio en Odontologia


Dentistas y Mercurio

Normalmente el Cirujano Dentista, por las cantidades de pacientes que tiene que atender y la “falta de conocimiento”, le da un trato inadecuado a los excedentes del mercurio, y además desconoce la forma de almacenamiento del metal excedente para evitar la contaminación, dejándolos en cualquier lugar o definitivamente tirándolos en el piso, basura o lavabos.

Al utilizar amalgama para empastes dentales, el mercurio se libera continuamente en forma de vapor y pequeñas partículas y se introduce en otros órganos a través de los pulmones y el estómago. El medidor de vapor de mercurio que tenemos en nuestra clínica puede determinar la concentración de vapor de mercurio en la cavidad bucal.

El manejo de los excedentes de mercurio en la consulta  dental, después de haber realizado un tratamiento de operatoria dental, es la causa principal del aumento de moléculas de este metal en la sangre del Odontólogo y sus asistentes, así como del personal de pacientes que tienen contacto directo con los vapores emanados de este metal.

En 1991, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un informe en que se documentaba que “la mayor proporción de mercurio encontrada en los seres humanos tiene su origen en los empastes de amalgama, no en el pescado, como se creyó inicialmente”. La misma investigación demuestra que no existe un límite por debajo del cual no puedan aparecer síntomas relacionados con la amalgama (mercurio).

amalagmas

La OMS acoge con satisfacción el tratado internacional sobre el mercurio

Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: